Lo Importante Es El Proceso, No El Producto

Para muchos músicos, el practicar es un camino tedioso y con resultados que no se ven en el corto plazo. Para sobrepasar este problema debemos cambiar nuestra actitud hacia cómo practicamos.

454
Es más, el proceso ES el producto. Para muchos músicos, el practicar es un camino tedioso y con resultados que no se ven en el corto plazo. Para sobrepasar este problema debemos cambiar nuestra actitud hacia cómo practicamos. Lo importante no es aprender ese tema tan difícil, sino el proceso que tomamos para mejorar nuestra técnica y conocimientos. Este cambio de enfoque trae resultados más satisfactorios en el corto Y el largo plazo.
Toda cosa que valga la pena lograr en la vida requiere práctica. Cuando practicamos algo, nos involucramos en la deliberada repetición de un proceso con la intención de lograr un objetivo específico. Como todos sabemos, este proceso está plagado de accidentes, llamados “errores” comúnmente. Pero aquí es donde el cambio de actitud obra maravillas. Cualquier equivocación que suceda no debe ser interpretada como un error. No es un error, es un paso más en el proceso. Debes cambiar de actitud, cambiar de manera de enfocarte hacia la situación que tienes enfrente. Al ver los errores como algo inevitable para llegar a ser mejor, tu visión de la música y la vida cambia para bien.
No le temas a los errores. No existen.” – Miles Davis
Estudios en el campo de los deportes dicen que el repetir un movimiento particular sesenta veces al día por veintiún días seguidos creará un hábito que se enraizará en tu mente. Estas sesenta repeticiones no necesitan ser hechas todas de una vez, pueden ser divididas en, digamos, seis grupos de diez o dos grupos de treinta durante el día. Este proceso puede ser adaptado también a la música. Saber esto te da confianza y tranquilidad en saber que sí, el trabajo duro, la práctica y la paciencia dan su recompensa. Cuanta más experiencia ganes en este proceso, más confianza tendrás en tu habilidad de formar tu vida en lo que tú quieres. Por lógica, reemplazar malos hábitos funciona de la misma manera.
Ve por partes: enfócate en un inicio en practicar sólo media hora al día. Eso es todo. Todos podemos practicar media hora al día, ¿cierto? Paradójicamente, el hecho de saber que sólo lo harás por poco tiempo te hará disfrutarlo más y enfocarte más. Cuando logres esa primera media hora y todavía tengas tiempo, añade otra media hora. Y así sucesivamente. Pero siempre enfocándote en esa media hora que tienes a la mano en ese momento.
Existen cuatro características de una práctica consciente y enfocada:
Simplificar: Dividir el proyecto o actividad en secciones. Ir por partes. No intentar aprender todo el tema en una sentada.
Partes pequeñas: Estas partes que practiques deben ser pequeñas y fáciles de dominar. El completar estas pequeñas secciones te dan confianza para seguir adelante.
Períodos cortos: Como dije antes, enfócate en períodos de tiempo cortos.
Despacio: Esto es importante. Debes comenzar lentamente, a una velocidad que te sea cómoda. Utiliza tu metrónomo o un software para ralentizar el tema. No avances hasta no dominar ese pedazo. Pon atención a lo que haces, enfócate. Mucha paciencia. Los rompecabezas se arman pieza por pieza. Por experiencia te digo que funciona.
Unos últimos consejos sobre el proceso de práctica:
– Mantente orientado al proceso (practicar), no al producto final (aprender el tema).
– Mantente en el presente, consciente de lo que estás haciendo.
– Haz del proceso el objetivo y usa el objetivo general (el tema que quieres aprender) como un timón para dirigir tus esfuerzos.
– Ten una intención sobre lo que quieres lograr. Mantente consciente de esa intención.
Este proceso no es exclusivo para practicar y aprender música. Puedes aplicar estas reglas a cualquier parte de tu vida y a cualquier actividad que decidas emprender.
Los hábitos son aprendidos. Escógelos con cuidado.
Ahora ve y practica,
Aaron Sztarkman
Este Negocio de la Música

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here