Freelancing en el mundo de la música

1524

Hacerla de músico freelance en el negocio de la música es uno de los logros que más satisfacciones tiene, pero así son también los riesgos y las exigencias. Es una escena muy competitiva donde triunfa el más responsable y profesional. Aquí unos cuantos consejos en caso desees incursionar en ese mundo:

1. Conoce diferentes tipos de música. Deberás ser muy competente en varios tipos de música, especialmente los que se tocan en tu país. En Latinoamérica, es muy normal que en fiestas se toquen temas tropicales (cumbia, salsa, merengue, etc), rock de todas las épocas y los temas pop del momento, por mencionar unos pocos. Haz una lista de temas “himnos” y apréndetelos de memoria, nunca sabes cuándo va a ser necesario tocarlos. Pregunta a músicos locales sobre este tipo de canciones y dónde se pueden conseguir.

2. Estudia teoría y armonía. A veces, no sólo es necesario saberse una canción, sino sabérsela en varios tonos. Esto depende de si será cantada (intenta negociar con una cantante) o tocada en instrumentos con diferentes afinaciones (guitarra, saxofón, etc). Deberás, al menos, saber leer un chart y conocer lo básico sobre solfa. Entre más conocimientos tengas, más sonará tu teléfono.

3. Escucha y abre los ojos. Pon atención a lo que estás tocando, pero más que todo a lo que está pasando a tu alrededor con los otros músicos. Muchas veces, al director de la banda le da por “arreglar” las canciones o sacarse nuevo material de la manga a último momento y todo lo que practicaste se va al traste.

4. Consigue equipo confiable. Si deseas abrirte campo en el mundo del freelancing, deberás tener el equipo idóneo para todo tipo de presentación. Guitarristas y bajistas, eso significa tener uno o varios amplificadores confiables tanto para lugares cerrados como para conciertos al aire libre. Intenta comprar el mejor equipo en relación valor/precio. No porque nos encante comprar equipo, sino porque lo ocuparás seguido: debe ser resistente y de buena calidad.

5. Organízate. Consigue una agenda y tenla a la mano siempre. Tu tiempo es muy valioso, así que debes elegir tus compromisos sabiamente: una vez, me apresuré aceptando un toque de $50 tres meses antes sólo porque era seguro. Una semana antes de ese evento, me llamaron para hacer otro de $200 el mismo día. Me pasé dando contra la pared por semanas. Analiza si el esfuerzo de aprenderte nuevas canciones (que tal vez nunca más vuelvas a tocar) vale lo que te van a pagar. Si por alguna razón debes decir que no, sugiere siempre a alguien más.

6. Consigue un sustituto. Continuando con el punto anterior, si aparece un compromiso (o un inconveniente) que te prohibe asistir al toque, deberás sugerir otro músico colega que sea igual o mejor que tú, que conozca el material y que sepas que no te quedará mal (y que el cliente apruebe). Mantén una buena relación con tus colegas de instrumento, así ellos te llamarán también en caso lo necesiten.

7. Piensa en verde. No tengas miedo en preguntar cuánto van a pagar, recuerda que el tiempo es dinero y no hay muchos días en el mes. De ser posible, intenta trabajar con los mismos clientes que pagan bien y que te tratan con respeto. Utiliza la teoría del 80/20 (el 80% de tus ingresos provienen del 20% de tus esfuerzos) para aprovechar mejor tus recursos y tus clientes.

8. Profesionalismo ante todo. Suena obvio, pero a muchos se les olvida: sé puntual; demuestra respeto en el lugar, tanto con las nuevas personas con las que tocarás como con el público; no hagas caras de desaprobación cuando pidan un tema “himno” (o te pidan que lo repitas – por cuarta vez), evita comentarios fuera de lugar (peor si estás cerca de un micrófono encendido). Recuerda que, aunque el toque sea aburrido, puede llevar a otros más interesantes y mejor pagados.

9. Verte bien. Deberás invertir en un buen traje o vestido y zapatos formales pero cómodos. También en ropa para cada ocasión (cóctel, boda, fiesta informal, etc) y según lo pida la temporada. Cuida tu apariencia. Eso significa peinarte, llegar con ropa limpia, oler decente, tener siempre mentas a la mano, etc. Consejo: arréglate como si fueras a conocer a alguien muy especial (porque probablemente suceda).

10. Promociónate. Por último, deberás anunciar tus servicios en todos lo medios posibles: haz un perfil para social media, mantén siempre tarjetas de presentación a tu alcance, déjalas en tiendas de música, estudios de grabación, bares, etc. Intenta también tener referencias por escrito de clientes pasados para poder mostrarlas a nuevas personas que estén interesadas en tu trabajo.

Recuerda que buenos músicos que puedan sacar el trabajo hay muchos, pero al final los clientes terminarán llamando a la persona que actúe con más profesionalismo, confiabilidad y respeto.

Ahora ve y practica,

Aaron Sztarkman
ESte Negocio de la Música

2 COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here