El arte de crear un set list para tu concierto

2344
Foto cortesía de http://craigjparker.blogspot.com/

1. El objetivo primordial es que tus canciones no suenen todas igual. Esto se logra con contrastes:

a) Diferentes claves y tonalidades: Intenta mezclar claves y tonalidades entre tema y tema. Prohibido tocar tres canciones seguidas que empiezan todas en Sol, por ejemplo. Aplica también con tonalidades menores y mayores.

b) Tempo: Igual que en el punto anterior, no intentes tocar tres baladas seguidas. O tres temas upbeat uno tras otro. Tienes que dar variedad.

c) Escenografía: Si vas a proyectar audiovisuales, tienen que ir acorde al feeling de cada canción. Si dejas el mismo audiovisual toda la noche, todo tu show (música incluida) se sentirá igual.

2. Toma en cuenta la audiencia. No esperes que el mismo set que te funcionó en un festival tenga la misma respuesta que en un bar. Debes acondicionarlo al tipo de lugar y público que asistirán a verte.

3. Abre con patada al pecho. Tu primer tema tiene que ser algo con el que tu banda y tu público se sientan cómodos. Algo que te sepas bien para calentar motores, avivar al público y ganar confianza. Es tu oportunidad también para demostrar a los extraños que quedarse a verte vale la pena. Recuerda también que durante los primeros dos temas, la gente está atenta a muchas otras cosas: vestimenta, escenario, posición de su integrante favorito, etc. Es además el momento en el que el ingeniero de sonido está ajustando niveles, lo mejor es hacerle su trabajo más facil con algo conocido.

4. Un concierto tiene que ser una experiencia, debes contar una historia con tu música. Un set list te ayuda a llevar de la mano al público por un recorrido virtual de tu arte. Debe tener altas y bajas acordes al estado de ánimo del momento. Empezar arriba, bajar un poco a la mitad y subir al final, todo con delicadeza.

5. Practícalo como debe ser. En tus ensayos, debes practicar el set list en el orden estipulado, con todo incluido (introducciones, entradas especiales para cada canción, etc). Con toda la banda viendo hacia un solo lado (no en círculo), como será en el concierto. Esto es lo que hace la diferencia entre un músico profesional y uno amateur.

6. Aprende de tus errores pasados. Si tocaste en un bar donde tu setlist recibió poco amor, no repitas lo mismo si te vuelven a invitar. Luego de cada concierto, estudia qué funcionó y qué no. Lo bueno, repítelo.

7. Imita, asimila, mejora. En ese orden. Mira conciertos de tus influencias y analiza cómo se dirigen al público, cuándo paran para empezar un nuevo segmento, qué tipo de escenografía utilizan, etc. Si sus shows te mueven, es por algo.

8. Sé flexible. Tienes que tener un plan B. Siempre. Recuerda que estamos en el mundo de la música y aquí abundan las sorpresas. Si ves que tu set list no está funcionando o tienes que acortarlo, es tiempo de girar el timón. Tira el lastre por la borda y saca las armas pesadas.

9. Piensa en tu vocalista. Si tu vocalista no ha calentado (algo muy normal), lo mejor es que los primeros temas no lo exijan mucho, dejando la pirotecnia para el final. Intenta también intercalar (si los tienes) temas instrumentales para que cada miembro tenga su momento de gloria y el resto pueda descansar.

10. Deja un tiempo para anuncios, historias y presentaciones. Cuando escribas tu set list para cada miembro, debes incluir los espacios donde presentarás a la banda, anunciarás las promociones del bar o introducirás algún tema. Es como un guión, lo mejor es tener todo escrito y que cada miembro sepa cuándo va qué.

11. ¿Covers? Este puede ser el as bajo la manga, el momento para rendir tributo a alguna de tus influencias. Mantienen al público atento y a veces es lo que hace que te recuerden. ¿Que si es pecado tocar covers? Hasta los Beatles lo hacían.

12. Joyas escondidas. Siempre tendrás entre tu público a unos cuantos fans incondicionales. Prémialos por su fidelidad con uno o dos de tus temas poco conocidos, que sólo ellos saben que existen. Luego, regresa al ring con un éxito que todo el lugar conozca.

13. Cierra en grande. Demás está decir que tu último tema tiene que dejar al público extasiado, pidiendo más. La gente se acuerda más de los comienzos y finales que de lo que pasó en medio. En cada canción y en un show en general.

Bonus: ¿Qué hago si algo sale mal?

Es muy normal que durante una presentación se rompa una cuerda, haya que cambiar un micrófono o se arruine el pedal del bombo. Es en estos momentos en que se demuestra el profesionalismo de una banda o artista, además de aprovechar ese tiempo para conectar más con tu público. Te recomiendo tener un tema “comodín”, el cual sea tocado por sólo uno o dos miembros de la banda. Esto hará ganar tiempo para reparar lo que esté roto y harás que tu público se mantenga entretenido.
Ejemplo: la banda I Fight Dragons hace música utilizando (además de guitarras y teclados) controles de juegos de video, entre otras cosas. Cuando sucede un percance en el escenario que atrasa la presentación, uno de sus miembros comienza a tocar temas de juegos de video famosos. Demás está decir que ese es el momento más especial de la noche con sus fans. Debes aprender a convertir un percance en una oportunidad.

Seguro se me quedó algo en el tintero. ¿Alguna sugerencia?

Ahora ve y practica,

Aaron Sztarkman
Este Negocio de la Música

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here