Cómo mejorar tus ensayos

1185

Ah, los ensayos… Esos momentos tan esperados por todas las bandas, donde nuestra creatividad fluye a borbotones, nacen ideas memorables y preparamos nuestros shows.

O no.

Todos sabemos que los ensayos pueden llegar a ser aburridos, tediosos o incluso llevarnos hasta los puños (he oído historias). Pero con una planeación adecuada, un ensayo puede llegar a convertirse en una experiencia muy fructífera para todas las partes. Veamos:

1. Comenzar a ensayar mínimo 30 días antes de la presentación. Esto si no sos una banda que ensaya todas las semanas (lo cual es lo más recomendable). Este lapso te dará oportunidad de afinar detalles y llegar afilado al toque. Acordémonos también que hay veces que al batero se le olvidó el ensayo, alguien se enfermó, cancelaron el estudio, etc. Los 30 días también te ayudan a planear contra contingencias.

2. Que cada miembro lleve su material listo. Esto es un dolor de cabeza constante y la causa de pérdida de tiempo más grande en los ensayos. Pongan atención: el ensayo no es para llegar a sacar canciones, sino para montar el material que cada quien ya lleva listo. Antes de esos 30 días del punto anterior, cada músico debe saber qué parte le toca (¿oyeron, guitarristas?) y tenerla aprendida. Si tocás como freelance para un artista, este es el punto en el que te terminan de contratar o llaman a la banca.

3. Llegar con todas tus cosas listas. Una vez escuché la historia de un bajista que llegó al ensayo con el six-pack que le pidieron pero se le olvidó el bajo. Antes de salir para el ensayo, asegúrate de tener todo en tu mochila de conciertos.

4. Redes sociales. Aprovechá este momento para interactuar con tus seguidores en las redes sociales. Subí una foto del ensayo a Facebook a través de Instagram, filmá un tema y subilo a YouTube, twiteá cómo va el ensayo, hacé streaming aceptando peticiones. Dales una prueba de lo que será el concierto a las personas que deseás que lleguen.

5. Ensayá como vas a tocar en vivo. Tenemos la mala maña de ensayar sentados (o parados), viéndonos unos a otros. Una vez montados los temas, te sugiero que los ensayen como van a estar ubicados en el escenario, viendo todos en una sola dirección, como si tuvieran público en frente. Ensayá así el show en su totalidad, corrido, con cualquier audivisual en medio que vaya a aparecer. Así es como ensayan los profesionales. Vas a ver la diferencia.

6. Enfoque. Luego está la otra historia en que tuvimos que parar un ensayo a los 15 minutos de haber iniciado porque cierto miembro de la banda se encontraba en un estado de inconciencia lamentable. Aviso: el ensayo es para ensayar, no para nada más.

7. Grabá el ensayo y analizalo. Con la tecnología que nos rodea en estos tiempos, es posible conectar un micrófono ambiental, un mixer o un smartphone y grabar nuestro ensayo. Esta es la prueba de fuego. Con esta simple herramienta, te podrás dar cuenta de quién acelera el tiempo, a quién se le olvidan los solos y quién no debe hacer coros.

¿Algún otro consejo a la hora de ensayar?

Ahora ve y practica,

Aaron Sztarkman
Este Negocio de la Música

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here